Carta al lector: Tomemos conciencia, nuestra tierra no es mercancía

0
161

Hola! Soy Aldana Guevara estudiante de la carrera de Ing. en Recursos Naturales Renovables  de la Facultad de Ciencias Agrarias y quería comentarles un poco mi experiencia de Intercambio en Chiapas, México.

Para que tengan una idea general, Chiapas es un estado del sur de México que limita con Guatemala. Sus zonas montañosas altas y el denso bosque tropical tienen varios sitios arqueológicos mayas, muchas comunidades indígenas y pueblos coloniales españoles. Es el Estado más rico y diverso en Recursos Naturales pero el más pobre en cuanto a su economía, evidenciando así la extracción de sus recursos, ya que no se utilizan ni quedan en la región.

En el corto tiempo que compartí con chiapanecos y chiapanecas aprendí otra concepción de la naturaleza, que no es  extractivista como la que nos impuso este sistema y que aceptamos de manera implícita. Esta visión capitalista hace que dejemos de ver al  recurso natural como tal,  para pasar a verlo como mercancía, como un elemento más de la economía clásica, lo cual trae devastadoras consecuencias no sólo ambientales, sino también, sociales y económicas.

Esta otra concepción de la naturaleza que pude percibir y sentir, que no fue colonizada ni globalizada, proviene sin duda de nuestras raíces prehispánicas y se mantiene hoy por indígenas que tuve la suerte de conocer.

Cuando hablamos de conservación de los recursos naturales viene a nuestra mente sólo la protección de la biodiversidad y recursos abióticos sin utilizarlos, no obstante cuando hablamos de manejo pensamos en prevenir, mitigar, controlar y hasta corregir los posibles efectos o impactos ambientales negativos causados por una actividad. Una vez hecha esta diferencia conceptual es  importante para mi destacar que, bajo el paradigma donde el manejo de los recursos naturales se contrapone  a la  conservación, creo que ellos y ellas realmente se encargan de conservar los recursos naturales, y no porque no los usen, ni produzcan de manera sustentable, sino porque los conocen, los cuidan  y sobre todo se entienden como parte de la naturaleza misma.

Ellos y ellas se consideran guardianes de la Madre Tierra y es ahí cuando empecé a comprender realmente el por qué de la persecución a los pueblos indígenas. Son guardianes de lo que este sistema dominante necesita y explota sin medida constantemente.

Hoy tengo la necesidad de ser una guardiana más y espero que luego de una construcción de conciencia ambiental todas y todos nos consideremos así. Porque si bien en Argentina somos en su mayoría descendientes de europeos, vivimos en esta tierra andina, latinoamericana, llena de historia y de recursos naturales que nos pertenecen y que tenemos que defender.

Aldana Guevara
Estudiante de Ing. en Recursos Naturales Renovables
Facultad de Ciencias Agrarias

Comentarios