Desarrollan un protector de cultivos que reduce un 90% la necesidad de agua y fertilizantes

Se trata de Tree T-PEE, un contenedor de agua y nutrientes creado con plástico reciclado que se ubica en la base de los árboles para protegerlos del frío y proveerlos de agua y nutrientes. No te pierdas el video explicativo.

Los productores de cítricos comprenden el labor que conlleva cuidar a las plantas para que logren sobrellevar bien las bajas temperaturas de la noche y sus necesidades de riego, con el fin de obtener los mejores rendimientos.

En esta oportunidad, queremos mostrarte este proyecto realizado en Estados Unidos que podría ser la “salvación” para todos los productores de cítricos del mundo.

Se trata de Tree T-PEE, un contenedor de agua y nutrientes creado con plástico reciclado que se ubica en la base de los árboles para protegerlos del frío y proveerlos del agua y el fertilizante que necesitan.

Según sus creadores, colocar estos conos marca notablemente la diferencia, entre ellas un impulso al crecimiento de los cultivos del 30% y una reducción de las necesidades de agua, fertilizante y combustible de hasta el 90%.

De todas formas, aseguran que estas no son las únicas ventajas de este sistema que comercializa GSI Supply Inc después de que su creador, John G. George, pasara décadas trabajando junto a su padre en una plantación de cítricos en Florida.

“Cansado de horas y horas de trabajo rodeando los árboles jóvenes de tierra para protegerlos del frío de la noche para, al día siguiente, despejarlos de nuevo de forma que pudieran captar el calor del sol, George desarrolló un sistema en forma de cono que realizaba la misma función” relataron desde Ecoinventos.

Así surgió la idea de este producto, para que funcione como una especie de mini-invernadero individualizado para cada ejemplar, incrementando la temperatura y manteniendo el árbol húmedo e hidratado.

Está diseñada para árboles de entre uno y cinco años y que, además, se oferta en dos modalidades: una negra, para árboles de climas cálidos, y otra blanca, para especies residentes al frío.

Una vez incorporada en la base de los árboles, informaron que esta estructura de algo más de medio metro de ancho y unos 38 centímetros de alto dirige el agua y el fertilizante exactamente dónde y cuándo se necesitan.

Por último, además del recorte en recursos que propicia este sistema, el cono protege a los árboles del viento y de las bajas temperaturas mediante una especie de ‘baño de vapor’ que eleva entre diez y doce grados la temperatura, circunstancia que acelera además el crecimiento.

Ahí se encuentra otra de las ventajas de T-PEE que, según sus impulsores, mejora en un 30% el crecimiento de los cultivos, además de propiciar un ahorro en los costos de producción. Se puede usar de forma continuada durante 20 años.

Comentarios