Yendo en contra del pueblo, Mendoza comienza a realizar Fracking

Se trata de 15 pozos ubicados en el área del Puesto Rojas, en Malargüe; pese al grave peligro para la flora , fauna y la salud humana.

Pese a las multitudinarias protestas realizadas en toda la provincia, y los pronósticos críticos de escurrimiento en los ríos de Mendoza, el gobierno de Alfredo Cornejo hace oídos sordos a los reclamos, y este martes, comenzaron en Malargüe los trabajos de extracción de petróleo mediante el uso de Fracking.

El proceso de evaluación realizado culminó con el dictado de la Resolución 387/18, que autoriza la Estimulación Hidráulica de los pozos ubicados en el área del Puesto Rojas, en Malargüe, se refiere a la extracción en yacimientos no convencionales, pese a los posibles impactos sobre suelo, aire, agua y la población.

Pese a la fuerte oposición social, la empresa El Trébol con la anuencia del Gobierno Provincial, a través de la Subsecretaría de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, y el Ministerio de Economía que depende de Martín Kerchner; avanzó con las tareas de preparación (perforaciones, tanques, líneas, etc.) y las estimulaciones propiamente dichas que comenzaron este martes, utilizando millones de litros de agua, pese a que los pronósticos son críticos para este año.

No obstante el pueblo no se quedará de brazos cruzados, el viernes 10 a las 20:00 hs se realizará una asamblea popular en la plaza central de General Alvear, departamento de la provincia.

Los puntos críticos por los que reclama el pueblo son:

  • No se han realizado seriamente estudios de impacto ambiental.
  • No se tuvo en cuenta el dictamen negatico del departamento de Gral. Alvear sobre el proyecto.
  • No se publicó en el Boletín Oficial.
  • Se desoyó al pueblo que se expresó masivamente en las calles y en los ámbitos legislativos en contra del Fracking en la provincia.

El pueblo reclama que la decisión del gobierno atenta contra los derechos al agua pura y a un ambiente sano, contra las economías regionales, la voluntad popular y la legislación vigente.

Comentarios